Literatura

Editorial o autoeditarse.

Lo hemos hecho, pero no sabemos qué es mejor. Frente a las opciones que nos da hoy la ofimática doméstica y los medios y ventajas que ponen a nuestra disposición las grandes comercializadoras https://kdp.amazon.com/es_ES?ref_=kdpgp_p_es_psg_kw_ad19 o Círculo Rojo, tenemos a quienes no lo recomiendan. Es fácil pensar que ambos son competencia. Unos ofrecen facilidades para que vueles con ellos, y otros, quizás también lo hagan, pero un poco menos, porque ellos exponen más.

Lo imprescindible es buscar los mayores canales de comercialización. Las grandes multinacionales (Amazon) los tienen, pero es muy probable que te hundas en su océano literario, siendo una gota más de aquella abrumadora inmensidad. Lo sabemos bien. Ya hicimos nuestros pinitos con un proyecto educativo calificado como «sobresaliente»: nuestros «Cuentos medioambientales para niños» (os dejo el enlace: https://www.amazon.es/CUENTOS-MEDIOAMBIENTALES-NI%C3%91OS-Pilar-Casquero-ebook/dp/B07834SQ8G ). Nosotros también pensamos, supongo que como alguno de los que escribís, que serían visibles y que tendrían, sobre todo por su interés educativo, algún recorrido. Muy poco; bastante desilusión, pero aprendimos algo, la primera lección: con los «grandes», nadie te ampara, nadie te guía, nadie te ayuda, solo estás tú. Y algo más: para hacerte visible, tienes que hacer algo, que a veces es «fastidioso»: dejar de escribir y promocionarte. Esto, ni es rápido, no se hace de un plumazo, ni es fácil.

Con las pequeñas editoriales al menos tienes un trato más personalizado, alguien con quién hablar. Pero tampoco hay nada seguro. Tienen sus canales de distribución-comercialización, para llegar, también y en última instancia, al mismo público que las grandes: al lector. El esfuerzo, el trabajo, de esas pequeñas editoriales vale dinero (son horas y sueldos…) Solo apostarán sobre seguro o por lo que ellos creen que vale la pena. Puedes ser tú, o simplemente quedarte en el coro, o quizás de telonero, de uno de sus escritores de cabecera, de los destacados. O les convences, con tu obra y con tu apasionada fe y entrega, o serás una gota más en el «vasito de agua» de su escritorio. Y no entro si quiera en quién gana más o menos o quién pierde más o menos…

En nuestro caso, convencidos de nuestras cualidades comerciales y cierta visión empresarial, hemos preferido ser nuestra propia «marioneta». Mejor movernos a nuestro antojo que al de otros, y si hay trabajo puede que de su fruto… Nos falta experiencia, pero nos sobran ganas, y, puestos a presumir con un poco de testosterona literaria, tenemos «bemoles» para la gesta. Sabemos que todo o «lo más importante» depende de nosotros. Pues a demostrarlo. Llegará el día, en que, vencedores o vencidos, pero con más experiencia, volvamos a lo que más nos gusta: escribir e inventar mundos y personajes que nos resulten interesantes y que tengan algo que decir…

Hoy nadie oculta que los «costes» de publicación no son caros; ese no es el problema. El problema es «vender». Antes debes conseguir un buen producto. Hay servicios que puedes contratar, como correcciones de trama, de personajes, de estilo u ortotipográficos o servicios profesionales de maquetación, portada y márketing… Supone bastante gestión y esfuerzo, pero mantienes el control: puedes opinar, que serás oído. Con las editoriales tradicionales, siempre con una larga cola de libros esperando su turno, estos pasos son «rápidos» y a veces deficientes. Hay de todo. Si se vende el libro, bien, pero si no ocurre, tendrás una larga lista de sospechosos de los que siempre vas a dudar.

Y llegados a este punto, la última de nuestras «pinceladas»: para vender, cada maestrillo tiene su librillo. Todo importa y todo puede servir: un tipo que declara en la tele «yo he venido a hablar de mi libro» u otro ilustre caballero que deja KO (knock out) a la audiencia https://www.youtube.com/watch?v=t0d6K9x8CuA . Nosotros, al no tener a mano palangana, hemos optado por dar los primeros pasos con lo habitual: un BLOG y las redes sociales. Cuando pase esto del coronavirus y abran «los chinos», desinfectemos bien el balde ya que no descartamos, en absoluto, lo del litro y medio de agua «tibia», que tratándose de la anal retaguardia, todos los detalles son importantes.

El caso es vender. Somos españoles, conquistadores; nos las ingeniaremos. Por cierto: «echad una manita, ¿no?, majos». No lo hagáis por mí, sino por mis cuatro «churumbeles», jeje. Es broma, me apaño bien. Si vienes, que sea a pasar un rato ameno o por curiosear.

Gracias.

Aquí tenéis algunos enlaces con opiniones y buen hacer por parte de sus autores, aunque, como siempre, no nos hacemos partícipes de sus opiniones:

https://www.ciberdroide.com/wordpress/%C2%BFcomo-autopublicar-un-libro-de-forma-independiente-explicado-paso-a-paso/

https://www.tregolam.com/2018/06/por-que-no-debes-autoeditar-tu-libro/

https://www.autorquia.com/blog2017/2017/9/12/autopublicar-vs-publicar-con-editorial-el-combate-del-siglo

https://marianaeguaras.com/la-autoedicion-no-existe/

http://www.libropatas.com/mundo-editorial/como-la-autoedicion-ha-cambiado-el-mercado-editorial/

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *